A mi punto de vista (y el de todo el mundo),  los alemanes se caracterizan por una cosa, precisión. Precisión en los horarios, en las palabras, en los sistemas. Es increíble, como esta característica inunda todos los ámbitos de sus vidas.

La primera alemana que conocí posee todas esas características.

Cuando llegué a Alemania me inscribí en un curso para aprender a hacer ropa de Invierno (en Alemán),  el curso inició la segunda semana de haber llegado, es decir, no tenia ni P&$# idea del idioma. El primer día de clase me sentí literalmente como una niña que llega a la escuela por primera vez, no podía expresar lo que sabia hacer, lo único que sabia decir era “Ich möchte Mantel nähen” (yo querer coser abrigo). La profesora, Sigrid Lachnitt,  después de observarme por lo que me pareció ser una eternidad me dijo (en Ingles):

-No, no podrías terminarlo, solo tenemos 6 meses, busca algo mas sencillo y traes la tela la semana que viene.

En ese momento me cagué, ¡¡¡6 meses haciendo una pieza!!!

Regresé a casa entre deprimida y molesta. ¿Cual era el sentido de hacer un curso de ropa de invierno si no iba a hacer un abrigo? Ninguno.

Regresé la semana siguiente con el patron mas “sencillo” que conseguí de los abrigos que mas me gustaron y ella a la final lo acepto.

Poco a poco mi Alemán fue evolucionando y también lo hizo mi relación con ella.

Poco a poco fui afinando mi precision y ella se daba cuenta de mi experiencia. Poco a poco nos hicimos amigas.

Tardé 3 meses en hacer el abrigo y desde entonces estamos realizando algunos proyectos juntas, espero en algún momento me permita publicarlo, su trabajo es alucinantemente inspirador.

Ahora me está enseñando a hacer patronaje al estilo alemán. Solo puedo decir que aun me duele la cabeza.

patron

DaR prsonal, photo diary