El mundo de la moda ha sufrido un cambio rotundo, pasó de ser un eslabón exclusivo a ser un tópico popular al alcance de todos.

Asimismo, la creatividad y los diseñadores están siendo suplantados por el fast fashion. Hoy, el arte no importa, no hay tiempo para el, lo que importa es la ropa.

Con 52 colecciones al año, el fast fashion esta acabando con la esencia de lo que solía llamarse “moda”.

No es de extrañarse que se declaren pronósticos sobre su muerte. Comenzando con Li Edelkoort (pronosticadora y experta en tendencias) que publicó este año el manifiesto “Anti-Fashion“, pronosticando la muerte de la moda tal como la conocemos. En él, declaró que la moda se ha convertido en “una parodia ridícula de lo que solía ser,  gobernada por la ambición y el miedo a la innovación”.

 

“El consumo ha ganado la partida a la imaginación.Ya no hay sitio ni para la poesía, ni para el teatro. Ni para la angustia. Solo para el negocio”.

 

A su vez, la periodista Dana Thomas dio sus conclusiones con una frase que me llegó al corazón: “El consumo ha ganado la partida a la imaginación.Ya no hay sitio ni para la poesía, ni para el teatro. Ni para la angustia. Solo para el negocio”.

Yo particularmente soy partidaria de que la moda esta mutando. Por un lado, las grandes firmas continuaran con esta producción masiva y uniendo fuerzas con el fast fashion. Por otro (como lo predice Li) el arte volverá a través del houte couture. Y por ultimo, que mas que un augurio es un deseo, la moda sostenible y slow fashion se abrirán un lugar importante en la sociedad.

No podemos seguir permitiendo los estragos ambientales y sociales que el fast fashion esta esta causando.

Y tu, ¿De que lado estas?

Aquí te dejo el trailer de un documental que no puedes dejar de ver….